Alsacia, una inspiración para los cuentos de hadas

Situada en el nordeste de Francia y lindando con Suiza y Alemania,  goza de una situación privilegiada en el corazón de Europa para ofrecer por un lado una gran mezcla cultural y por otro, una gran variedad paisajística que va  desde bosques, valles, llanuras, pueblos hasta  pequeñas ciudades llenas de encanto.

“Con un dialecto alemán, pero con un gusto por los detalles totalmente francés” (https://www.tourisme-alsace.com/es)

Esta región francesa es bonita en cualquier época del año, pero en  Navidad es un auténtico espectáculo, se convierte en un escenario mágico donde parece que en cada esquina aparecerán los elfos con Papá Noel.

Caminar por sus pueblos es como protagonizar una de las historias de los hermanos Grimm, sientes que estás en el interior de una bola de cristal que cuando la mueves te impregnas de nieve, son auténticas imágenes de cuento: casas entramadas, luces de vivos colores, adornos de madera, corazones de tela, villancicos, y todo ello, acompañado por ese frío que es el que debe hacer en Navidad para poder apreciar los aromas del vino caliente y la canela, las galletas de jengibre, el pan de especias y las estrellas de anís tan demandadas por los alsacianos.

Como si de una lata o bote de conserva se tratase, Colmar ha quedado detenida en el tiempo dibujando una serie de canales de estilo veneciano decorados en verano con macetas de preciosas flores de colores y  en invierno con flores de Pascua y acebo.

En Rue des Tetes,  se encuentra la Maison de Tetes o «Casa de las Cabezas», una construcción de 1609 de estilo renacentista que debe se nombre a los más de cien rostros que decoran su fachada. Se encuentra coronada por la figura de un tonelero creada por Frédéric Auguste Bartholdi, actualmente alberga un hotel y restaurante. Prosiguiendo el recorrido se llega a Iglesia de los Dominicos construida entre 1289 y 1364 en el que destacan sus impresionantes vidrieras del siglo XIV y la obra maestra de Martin Schongauer, «La Virgen del Rosal», un retablo de dos metros de alto de 1473 que representa a una virgen coronada por ángeles, con su niño en brazos, en un jardín de rosas.
La Colegiata San Martín levantada sobre una iglesia otoniana (arte prerrománico germano) se ubica en la Plaza de la Catedral que es el centro neurálgico de la ciudad. Construida en el siglo XII, es tal su magnitud que durante la Revolución Francesa adquirió el sobrenombre de «Catedral». Con un exterior de granito en color ocre y rojo  proveniente de los Vosgos,  fue levantada en estilo románico y se reconvirtió en gótico cuando su ábside fue sustituido por un coro, con su deambulatorio y sus capillas. Dividida en tres naves, en su interior hay unas impresionantes vidrieras del siglo XVIII con escenas bíblicas. Junto a la Colegiata se encuentra un histórico edificio de 1575 que fue sede del Ayuntamiento y la antigua casa de los guardias de la ciudad; una joya de la arquitectura renacentista del Rhin donde destaca el magnífico portal renacentista y la artística balconada. 


Muchos de los edificios más representativos de la ciudad se encuentran en  la larga y estrecha vía  Rue des Merchands. La Casa Pfister, construcción medieval con un marcado estilo gótico que debe su nombre a la familia que residió allí entre 1841 y 1892. En su fachada además de tener un bonito mirador  tiene frescos originarios de 1577 abribuidos a C. Vacksterffer.  En frente está la Casa Schongauer famosa por pertenecer a la familia del destacado artista y grabador de la ciudad. El Weinhof, ubicada en el número 14,  es una de las edificaciones más antiguas de  de la ciudad, está ubicada en un almacén medieval que perteneció a las monjas del convento de Unterlinden. Otras casas destacadas de esta vía son la de Marie Bigot o  la Casa Zum Kragen fácilmente reconocible por tener en una de sus fachada una talla de un panadero que data del año 1609 y que lleva en su mano una vara de medir. La calle desemboca en una preciosa edificación llamada Koïfhus, de estilo gótico  que se realizó en el siglo XV y que eraantigua aduana de la ciudad. En el gran salón se reunían los representantes de la Decapolis, federación de diez ciudades alsacianas vinculadas al Imperio romano germanas y que estaban interesadas por la defensa de los intereses comunes.

La  Calle de la pescadería, es una de las postales de la ciudad en cualquier época del año debido a sus preciosas y coloridas casas tradicionales que antiguamente eran las viviendas de los pescadores y hortelanos ya que estos utilizaban los canales para conducir sus productos hacia el mercado de la ciudad.  De hecho aquí se encuentra también el Mercado tradicional cubierto,  donde se mezclan puestos de verduras y frutas  con puestos de vinos alsacianos, además de una zona más de restauración donde se puede degustar foie-gras alsaciano, galletas Bredele, embutidos o queso Munster. Cerca de esta zona también está el antiguo barrio de los curtidores, con casas del siglo XVII y XVIII.

“Más allá de la postal, Colmar es dinámica, viva y está orgullosa de su patrimonio”

Así lo demuestran dos de sus preciosos museos el Museo Bartholdi ubicado en el lugar donde nació el famoso escultor y en cuyo patio se encuentra  una estatua de tres figuras que representan la patria, la justicia y el trabajo soportando un globo terráqueo. Y Museo de Unterlinden que se halla instalado en un antiguo convento de Dominicas fundado en el siglo XIII que cuenta con un claustro gótico considerado como el mejor de la región. De aquí sin duda no hay que irse sin ver el famoso retablo de Isenheim, pintado en los inicios del siglo XVI por Grünewald para decorar la capilla conventual de dicho pueblo situado a unos veinte km de Colmar. 

Pero sin duda hay dos lugares muy visitados en la ciudad, a uno se le conoce como  la Pequeña Venecia, barrio de canales  que originalmente estaba habitada por una comunidad rural de viticultores, jardineros y barqueros.  Y la réplica de doce metros de altura y tres toneladas de peso de la Estatua de la Libertad situada en una de las rotondas de entrada a la población que fue inaugurada en 2004 para conmemorar el aniversario de la muerte de Frederic Auguste Bartholdi,  autor de la estatua original.

Otros edificios  de menor interés turístico,  pero que también merecen un paseo si sobra un poco de tiempo, son la Corte de apelación de los tribunales de justicia inaugurado en 1906 y construido por la administración alemana, la estación central de ferrocarril construida en 1907 con una aire neorenacentista, la cual, copia el modelo de la estación de Danzig, también  construida por la administración alemana y el gran hospital del siglo XVIII que actualmente alberga salas para finalidades culturales. Y si se quieren visitar más templos religiosos podemos acercarnos a la Iglesia de San Mateo, excelente obra gótica que debido a su maravillosa acústica acoge todos los años el festival de música de la ciudad.  Su origen fue en el siglo XIII pero en el siglo XVIII el templo se dividió por un muro para albergar zonas de culto catolico y protestante, restaruandose nuevamente en el siglo XX, ya que se eliminó el muro divisorio y dedicando el edificio solo para el culto protestante. Y la Iglesia Santa Catalina que fue parte de un convento de las dominicas, cuyo origen es de 1326.

En cuanto a los mercadillos navideños se refiere, estos se encuentran por toda la ciudad, para mi destacan el gran mercadillo de unos sesenta puestos dedicados a productos navideños que se encuentra en la Plaza de los Dominicos, y en cuyo centro hay un gran árbol de Navidad. Es un mercadillo muy espiritual ya que las casitas de madera están adornadas con imágenes religiosas y cuando cae el sol y se refleja la luz sobre las vidrieras la mezcla de colores de los puestos, las vidrieras y el gran árbol rodeado de puestos de madera dan una imagen muy entrañable. Si se quiere un mercadillo más relacionado con los productos gastronómicos típicos de la época hay que acudir al que se monta en la Place Jean D’Arc. En la Antigua Aduana, hay un mercadillo muy coqueto, con productos de artesanía en plata, vidrio, madera, etc. En la primera planta se encuentra el Museo del juguete y en el patio anterior frente a la esquina de la Calle del mercado, se encuentra el rincón más popular y concurrido de la ciudad, ya que se ubican cincuenta puestos en torno a la fuente de Schwendi adornada con la escultura de Auguste Bartholdi.  Y no hay que olvidarse el precioso mercado que se monta en la zona de la pequeña Venecia enfocado a los niños ya que además de contener un magnífico carrusel de madera hay un gigante buzón de Papa Noel donde se pueden depositar las cartas de regalos. Además, en esta plaza tiene su puesto Papa Noel para poder dejar las cartas. 

Ubicado en la zona de producción vitivinícola alsaciana Eguisheim perteneciente al departamento del alto Rhin es un mágico pueblo que hasta los Estudios Disney se inspiraron para crear la villa de Bella en la película “La Bella y la Bestia”

Es uno de los pueblos con más encanto de la región, su oficina de turismo ha diseñado una ruta denominada “Camino de Ronda” que consiste en seguir nueve etapas en forma de carteles que van indicando los principales lugares de la población. El pueblo fue creado a raíz y al amparo de su castillo octogonal del siglo XIII por lo que en torno a éste se fue articulando las calles en forma de anillo partiendo de  la Place du Château Saint-Léon que ocupa el centro de la población con su bonita fuente de 1834 y la estatua de San León IX. La principal calle empedrada, con pequeñas, coquetas y coloridas casas  de entramado de madera es la denominada  Rue du Rempart, donde también se encuentra la archiconocida Le Pigeonnier, uno de los lugares más emblemáticos y fotografiados de la población. 
La Iglesia de San Pedro y San Pablo, data del siglo XIII   comenzó siendo un templo románico y terminó por convertirse en gótico; en su interior acoge la escultura de la Virgen de Ouvrante del SXIII. A la espalda de la iglesia se encuentran  las plazas de  du Marche y MGR Stampf , pequeños rincones con encanto  donde en fechas navideñas colocan bonitos y entrañables mercados llenos de luz y color. A las afueras de la ciudad se encuentran los restos de las Torres de Eguisheim, Weckmund, Wahlenbourg y Dagsbourg, tres construcciones cuadradas, de arenisca roja que pertenecieron a una familia muy reconocida y que sus miembros fueron quemados en la hoguera en un conflicto que enfrentó a los habitantes del pueblo con los de los alrededores en la llamada Guerra de los Seis Óbolos. Al ser asesinada la familia, las tres torres pasaron en 1230 a pertenecer a los obispos de Estrasburgo.

Kaysersberg, elegido como pueblo más bonito para los franceses en 2017 vive el hechizo de la Navidad en cada rincón.  Su principal calle Rue du General de Gaulle atraviesa todo el pueblo, quizá la parte más bonita comienza en la Place de la Mairie donde se encuentra el ayuntamiento y finaliza pocos metros después de atravesar el puente fortificado construido en 1512 que atraviesa el río La Weiss y que formaba parte de las antiguas fortificaciones de defensa de la ciudad. Antes de cruzar dicho puente, se puede encontrar en la pequeña Rue des Forgerons, uno de los Belenes más bonitos y reconocidos de la ciudad.  Al cruzar el puente encontramos la Casa Faller-Brief, que data de 1594. Pero si   bordea el río antes de cruzar el puente  se accede a un sendero que conduce a la parte alta de la ciudad donde se ubica elcastillodel siglo XIII. La Iglesia de Ste Croix data de 1227 y alberga un fabuloso  retablo del 1518 obra de Jean Bongart. Debajo de la iglesia hay una cripta con un osario donde se guardan los huesos de los antiguos habitantes de la ciudad. En frente se encuentra la preciosa fuente Constantin, del siglo XVI dedicada al emperador Constantino.

Riquewihr,  pequeño pueblo amurallado, con típicas casas de colores de entramado de madera y fachadas muy decoradas que deja su mayor esplendor en la calle Rue du General de Gaulle. Conocido como “La Perla de los Viñedos” sirvió a los Estudios Disney de inspiración, junto con Eguisheim, para crear el pueblo de Bella en la película «La Bella y la Bestia».Ubicado en la Place de Voltaire,  encontramos el Ayuntamiento de estilo neoclásico, construido en 1809 en piedra de arenisca roja mezclado con revoco amarillo. El punto más alto es la torre conocida como Le Dolder que constituye la entrada contraria al ayuntamiento hacia el recinto amurallado fue construida en el siglo XIII y restaurada en 1842 lleva inscrito:

 “Esta es la alegría que anuncia el ruido del día y el silencio de la noche

Actualmente en su interior alberga un museo que muestra armas de la época y a los pies de la torre se encuentra la fuente de Sinne que data del siglo XVI, compuesta por una columna central rematada por un león, escudos de Horbour que eran los propietarios de la ciudad hasta 1324 y el blasón de la ciudad. En la Torre de los Ladrones, que fue la antigua prisión de la ciudad construida en 1550 , se puede visitar una sala de tortura con instrumentos originales. En Rue des Trois Églises, se levanta el templo católico de Notre Dame, la pequeña capilla Saint Erard y la gran iglesia protestante de la Edad Media Santa Margarita.Pero sin duda los más visitado de este encantador pueblo es la tienda Käthe Wohlfahrt, situada en frente de la torre, es uno de los establecimientos de decoración navideña con más prestigio de no sólo de la zona sino de todo Europa. 

Ribeauvillé, conocida como la ciudad de los tres castillos (St-Ulrich, Girsberg y Haut-Ribeaupierre) o la ciudad de los violinistas ya que antaño fue habitada por músicos y trovadores, es el corazón del viñedo alsaciano. Es un pueblo pintoresco, La Grand Rue,  es la calle comercial de la localidad con bonitas casas entramadas de madera construidas entre los siglos XV y XVIII. Fointane du Vigneron realizada para homenajear a los que se dedican a elaborar los vinos de la región. La Casa de los Violinistas Se trata de una construcción alsaciana de 1663 con una galería en la que se encuentra tallada las figuras del arcángel San Gabriel y la Virgen María, y una inscripción en la se lee «Ave Maria Gratia Plena»., la capilla de Santa Caterina la cual perteneció en 1346 a un antiguo hospital. En esta capilla se encuentran enterrados algunos miembros de los Ribeaupierre. Hoy en día es un museo y sala de exposiciones., la Iglesia del convento, o la Iglesia parroquial de San Gregorio. Ubicada fuera de la Gran Rue se encuentra la Iglesia de Saint Grégoire, un templo de estilo gótico del siglo XIII que es con toda seguridad una de las construcciones imprescindibles que ver en Ribeauvillé.En su interior guarda un magnífico órgano de 1700 considerado Monumento Histórico, y un calvario de 1494 compuesto por cuatro estatuas en gres que representan a Cristo en el Monte de los Olivos. En el exterior se sitúa el Cementerio de los Sacerdotes donde se encuentran las tumbas de los religiosos de la iglesia desde el siglo XV hasta 1935.el ayuntamiento o la Torre de los Carniceros El icono más importante que ver en Ribeauvillé es la Torre des Bouchers o Torre de los Carniceros, una construcción del siglo XIII, de 29 metros de altura, que forma parte de los restos de la antigua muralla de la ciudad. Su nombre se debe a que en este lugar se localizaban los gremios que pertenecían a los carniceros. Un lugar utilizado como cárcel, con una bella fachada en la que se encuentra el antiguo escudo de armas de la familia Ribeaupierre y un bonito reloj. La Plaza de la Sinne es una de las más bonitas que ver en Ribeauvillé. Se trata de un lugar rodeado de bonitos edificios alsacianos, con animadas terrazas, en cuyo centro se sitúa la Fuente de Friedrich, en la que se ubica la escultura de André Friedrich de 1862, que representa la agricultura y la industria.A pesar de la belleza de esta localidad alsaciana, Ribeauvillé es conocida sobre todo por su mercado medieval que se celebra durante el segundo y tercer fin de semana de Diciembre y en el que recrea al detalle la época medieval con personajes disfrazado.


Turckheim,  ubicado a la rivera del Fech, es un lugar de enorme belleza que ha sabido conservar desde hace más de quinientos años no sólo la parte de su patrimonio, sino también tradiciones como la figura del Sereno durante las noches de verano, o su gran  Calendario de Adviento en forma de casas de colores, que imitan a sus casas entramadas,  y se van abriendo las ventanas dejando ver  imágenes navideñas a medida que pasan los días.Aunque este bonito municipio dispone de varias puertas Brand, Munster y Francia es ésta última la más importante ya que era por donde accedían los comerciantes, principalmente venidos de Suiza. Esta gran entrada posee en su basamento partes originales del 1330, y ha ostentado el escudo de armas del imperio Germánico. Antiguamente contaba con un puente levadizo, y dos puertas que se cerraban por las noches y durante la celebración de la misa del domingo.La plaza Turenne está rodeada de viejas casas de estilo alsaciano de los siglos XVI y XVII. Contigua a Place Turenne se encuentra Place de l´Eglise, lugar muy frecuentado durante la época navideña por estar situado el mencionado calendario de adviento. Además se ubica, haciendo esquina con Rue du Conseil, el precioso Hotel de Ville, Monumento Histórico desde 1930.También encontramosla Iglesia Sainte Anne, un templo del siglo XIII originalmente dedicado a la Virgen, que posteriormente a mediados del siglo XVIII se dedicó a Santa Ana. Esta construcción se levantó con características  mezcladas de arte románico y gótico teniéndose que ser reconstruida tras el incendio en 1978.

Mulhouse, se extiende hacia el oeste del canal que une el río Ródano con el Rhin, y es famosa por sus museos técnicos y por su pasado textil, de ahí que le hayan hecho acreedora de la etiqueta de “Ciudad de Arte y de Historia”, un distintivo de excelencia para un patrimonio excepcional.
Primera ciudad alsaciana en recibir esta distinción es una mezcla de palacios, antiguas fábricas, jardines, etc. De los lugares más destacados son la Iglesia protestante de San Esteban, construido en 1866 como iglesia católica, pero que luego pasó a ser una sede de la religión protestante. En su interior se pueden ver unas vidrieras que se pertenecieron a una iglesia anterior, y las cuales son las más antiguas que se conservan en Alsacia. En la plaza de la Réunion, centro histórico de la ciudad, se encuentra su antiguo Ayuntamiento de estilo renacentista realizado en 1551, pintado en tono rosado y de estilo renacentista desde donde salen un gran número de calles peatonales repletas de tiendas y comercios. También encontramos la Maison Mieg, bonita casa burguesa, de estilo renacentista construida en 1418. Cerca se encuentra la capilla de San Juan que perteneció en el siglo XIII a un monasterio de la Orden de Malta.
Pero sin duda de los lugares más destacados para visitar están los museos, destacando el Museo de telas estampadas y el Museo ciudad del automóvil abierto al público en 2006, se trata de unos de los más importantes museos del automóvil del mundo en el que se pueden ver 243 automóviles clásicos, entre los que destaca un Bugatti Royale.

*Si quieres viajar tranquilo y dedicarte sólo a disfrutar deja la seguridad a Mondo, seguros de viaje, pulsa aquí y podrás conseguir un 5% de descuento en tu seguro de viajes.

4 Comentarios

  1. Impresionante reportaje Gema !!
    Es un viaje que tengo pendiente y esto me ayudará muchísimo cuando vaya!! Gracias y un abrazo enorme!

    • Gema de los Reyes Contestar

      Muchísimas gracias. Es un viaje que merece mucho la pena. Cuando vayas a ir me dices, es una zona en la que he estado varias veces y tengo mucha documentación. Un fuerte beso y que tengas unas muy felices fiestas.

  2. Miguel Ángel Pérez Fernández Contestar

    Fantástico documento.
    A parte de los pueblos descritos que otros lugares cercanos me recomendarías para completar un viaje de más días.
    Muchas gracias

    • Gema de los Reyes Contestar

      Muchas gracias me alegro de que te guste. Estando ahí si tienes más días no dudes en acercarte a la Selva Negra en Alemania, si por ejemplo vuelas a Basel puedes recorrer la Alsacia acabando en Estrasburgo y luego bajar por Selva Negra. Otros lugar fascinante desde allí es Suiza, a mi es un país que me tiene enamorada y puedes acercarte a Berna, a las cataratas, a Interlaken, etc. si quieres información de estas zonas me dices y te paso.

Escribir comentario

Navigate

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies