Veliko Tarnovo, ciudad medieval de Bulgaria

Situada a orillas del río Yantra, la ciudad que fue nombrada la capital del turismo cultural de los Balcanes,  posee una posición estratégica  sobre tres colinas y meandros,  de ahí que estuviera ocupada desde la antigüedad por pueblos neolíticos, tracios, romanos, eslavos y bizantinos. 

En la antigua capital de los zares búlgaros se han producido grandes momentos históricos para el país, como por ejemplo la redacción de la constitución en 1879 o la proclamación de la  independencia en 1908.

La ciudad que vio nacer una de las escuelas literarias más importantes del país  está dominada por la magistral fortaleza de Tsarevets, antiguo lugar de residencia de los zares y símbolo de la ciudad. Data del siglo XII cuando la ciudad era la capital del segundo reino búlgaro y la fortaleza era el centro de la vida política, económica y cultural del país, prueba de ello es la imponente muralla de más de un kilómetro de larga. No hay que olvidar que esta colina estaba  poblada desde tiempos inmemorables por otros pueblos que la usaban como puestos defensivos y de ahí que también podemos encontrar restos arquitectónicos de los mismos. 
A la bonita fortaleza le precede una pasarela de entrada, aunque no es la única, que lleva a la parte más alta de la misma, conocida como Complejo de los patriarca, a través de  las ruinas de  torres fortificadas, más de cuatrocientas casas,  dieciocho iglesias, numerosos monasterios, tiendas, etc. El recinto, fue reformado en la década de los ochenta y hoy se puede ver también los restos  del Palacio real donde vivieron los zares que gobernaban el país.

La antigua iglesia de la Ascensión se sitúa en lo alto de la colina, está totalmente reformada ya que la original fue destruida en 1393 cuando los otomanos conquistaron Trnovgrad y destruyeron la ciudadela. En su interior se pueden ver frescos del artista Theophanes Sokerov, que representan momentos y personajes importantes de la época y a través de ellos se puede conocer la historia medieval del país. 


Desde 1985 en época estival se realiza un espectáculo de luces y sonido sobre la fortaleza. A través de ellas se refleja la fundación del reino búlgaro, las constantes luchas y finalmente la liberación del  pueblo búlgaro. Si se quiere conocer más de esta fortaleza pulsar en su web oficial

Muy cerca de la fortaleza se encuentra el barrio histórico conocido con el nombre de Varosha formadopor un gran número de callejuelas que se asoman al río. Uno de los lugares más interesantes para visitar es Samovodska Charshiya, calle de los artesanos, donde se concentra el bazar más importante de la ciudad y donde podremos encontrar todo tipo de artesanías en los bajos de sus casas ya que es ahí donde se sitúan los talleres y tiendas tradicionales. El interesante lugar no deja de sorprender ya que todas sus tradiciones están guardadas en estos talleres donde muy amablemente los artesanos mostrarán cómo realizan sus objetos.

Todas las callejuelas empedradas del barrio antiguo finalizan en la iglesia neobizantina de Sveta Bogoroditsa. De ella destaca el esbelto campanario, sus verdes cúpulas y sus murales interiores. Cerca se encuentra el Museo Arqueológico y el del Renacimiento Nacional.  El museo arqueológico está situado en un edificio antiguo con una preciosa terraza con decoración de columnas, estatuas, cerámicas romanas, etc. El museo del renacimiento  ocupa un antiguo ayuntamiento  turco levantado en 1872 donde se celebró la primera Asamblea Constituyente del país. . Aquí fue donde se redactó la primera constitución en 1879 y hoy se puede encontrar la historia de la ciudad a través de fotografías, libros, trajes, etc. 
En esta zona se encuentran dos iglesias que se pueden visitar la iglesia Sveti Nikolai de 1879 y muy cercana está la iglesia de Sveti Kiril y Metodii con su fantástica torre.El centro de la ciudad, alberga un interesante y muy diferente tipo de arte urbano en sus muros. Se trata de grandes murales de arena y grava de diferentes colores que narran escenas históricas.

A los pies de la fortaleza se extiende el barrio de Asenova,  famoso por poseer unas bonitas iglesias bizantinas  entre las que destaca la iglesia de los Cuarenta Mártires, templo ortodoxo construido en 1230 para celebrar la victoria del zar Iván Asen II sobre los bizantinos. A lo largo de la historia la iglesia sirvió como mausoleo real y como mezquita en tiempo de los turcos. En frente se encuentra la iglesia de la Asunción, pequeña edificación construida en 1923 sobre una iglesia del siglo XIV que se encontraba derruida aunque en la actualidad todavía se pueden ver algunos bajorelieves pintados en azul. La iglesia de San Pedro y San Pablo, que es la más antigua de la ciudad está situada nada más cruzar el puente rodeada de un alto muro;  contiene importantes frescos de los siglos XIV y XVII. También cuenta con gran devoción entre los lugareños la iglesia de Sveti Dimitar construida en honor a San Demetrio, patrón de Tesalónica. Y tampoco hay que perderse la iglesia de Sveti Georgi que se cree que se creó en 1612 sobre las ruinas de una iglesia medieval. Destruida durante la época otomana y se volvió a levantar a principios del siglo XVIII, contiene unos bonitos murales en su interior.

Para sumergirse en la historia y cultura de la ciudad hay que visitar  Sarafkinata Kashta, bonita casa de estilo renacentista construida en 1861 propiedad de un rico mercader  llamado Dimitur Sarakfina. A priori su estructura arquitectónica (muro de piedra en la parte inferior y paredes lisas y blancas en las partes superiores) no diferencia nada de otras bonitas casas que hay alrededor pero su interior es diferente, en ella se puede ver bellas piezas de muebles, joyas, tallas de madera, cerámicas, etc. Además se pueden visitar otros lugares interesantes como el Museo de la prisión, donde se puede observar las salas de los presos, la de torturas, etc y el Museo “The new and the newest history” , el cual, alberga una maravillosa sala dedicada a la fotografía donde se pueden observar cámaras de diferentes épocas. Si se quiere más información sobre los museos o iglesias de la ciudad se puede consultar en http://museumvt.com/en/ .

En la gran avenida que conecta la ciudad y que va cambiando de nombre: Nezavisimost, Stefan Stambolov, Nikola Pikolo y Sveti Kliment Ohridski se encuentran las principales  tiendas,  restaurantes y servicios como los bancos. De aquí sale la calle más antigua de la ciudad, Ulitsa Gurko , repleta de casas con bonitas pérgolas llenas de parras y con vistas al río Yantra. Y si se quiere una vista chula en el centro de uno de los meandros del río no hay que dejar de admirar el monumento de la dinastía Asen.

Arbanasi, la ciudad de verano de los nobles

A pocos kilómetros de la ciudad en la que un día nació lo que se conoce como la Escuela literaria de Tarnovo, se encuentra la fantástica localidad de Arbanasi habitada en la antigüedad por comerciantes procedentes de Albania y por los nobles ricos de Veliko que lo utilizaban como residencias estivales.
Al ser un pueblo de ricos habitantes y estar protegidos por los otomanos se les permitió levantar iglesias y casas de gran valor artístico como por ejemplo la gran joya del pueblo que es la  iglesia de la  Natividad, catalogada como la la mayor obra pictórica del medievo que se conserva en este país y que un día parece ser que fue residencia de los arzobispos de Tarnovo. Siendo la iglesia más antigua de la localidad, su exterior pasa desapercibida, de hecho, o te indican que esa es la iglesia o simplemente se pasa de largo creyendo que es una más de las casas existentes en la localidad. En el interior se  conservan frescos de entre 1632 y 1649 que cubren sus cinco impresionantes salas. Más de 3500 figuras están representadas en unas 2000 escenas bíblicas. Una vez más, como sucede en muchas de las iglesias de la zona, los murales servían para enseñar a los habitantes del lugar el contenido de las sagradas escrituras sin olvidar que había una zona de aprendizaje para mujeres y otra para hombres. 

Hay otras iglesias como por ejemplo la de los Arcángeles Miguel y Gabriel  al igual que encontramos monasterios como los de  Sveti Nikolai o el de Sveta Bogoroditsa en cuyo interior se encuentra el icono de la virgen de las tres manos muy venerado por los fieles de la localidad. 

Las grandes casas de la localidad tienen una arquitectura muy similar, pero si se quiere conocer el interior de una de ellas, hay que acudir a la Casa Konstantsalieva abierta al público a modo de museo etnológico que data del siglo XVII y que ha sido reconstruida siguiendo el estilo Renacimiento nacional. Este tipo de casa predominan por toda la localidad, hay que tener en cuenta que son casas de personas adineradas por lo que se construyeron siguiendo un poco el estilo de pequeñas fortalezas ya que poseen un muro que rodea toda la vivienda. Las casas suelen tener dos pisos, grandes muros siendo la planta baja de piedra y la superior de madera.

Monasterio de la Transfiguración

El Monasterio de Preobrazhenski conocido como el monasterio de la Transfiguración está situado a unos siete kilómetros al norte en dirección a Ruse. Es el cuarto monasterio ortodoxo  más grande del país. Sus orígenes datan del siglo XI cuando fue fundado como un claustro del monasterio de Vatopedi, y ya en 1360 se convirtió en monasterio autónomo por orden del zar Iván Alejandro. Con la invasión turca y tras varios asedios  éste fue destruido y hubo que esperar hasta 1825 cuando el padre Zoticus proveniente del monasterio de Rila lo restableció gracias a las donaciones. Tanto su exterior como su interior de cruz latina llaman la atención por estar decorado con numerosos frescos pintados en bellos colores y ornamentada con tallado de madera,   me recordaba en cierta manera a las iglesias de Bucovina situadas en la cercana Rumanía. Además en este templo se puede degustar el famoso licor de ciruelas elaborado por los monjes, que muy amablemente explican cómo lo realizan y lo que es mejor te dejan probarlo. 

10 Comentarios

  1. Que maravilla, y yo sin saberlo. Ya tengo un destino más pendiente ❤️

    • Gema de los Reyes Contestar

      Tanto la ciudad como los alrededores desde luego merecen una visita, es una zona no sólo bonita sino también llena de cultura. Mil gracias por tu comentario. Besos

  2. Cuantos kilómetros de sabiduría y amor me llegan por esta deliciosa ventana al mundo

    ¿Qué haría yo sin mí recoveco favorito para sumergirme en los viajes sin tiempo ni espacio con eco en la eternidad?

    Gracias por transfigurar la realidad de un sublime y monástico modo, para que lo que vemos sea siempre belleza y posibilidad

    Cuánto he aprendido, cuanto he viajado hoy

    • Gema de los Reyes Contestar

      Mil gracias guapísima por tus palabras y tu tiempo. Leerte a ti si que es un placer y un aprendizaje. Besazos mil.

  3. Que ganas de viajar y gracias a tus viajes y tus relatos tan bién descritos no veo el momento. No dejes de hacernos viajar contigo

    • Gema de los Reyes Contestar

      Mil gracias por tus palabras, desde luego eres una motivación constante. Me encanta tenerte por aquí. Besos

Escribir comentario

Navigate

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies