India

3 Posts Volver a la home

Orchha, el reino de Rama…

Fundada en 1501 en una isla del río Betwa, afluente del río Yamuna, la tranquila ciudad que significa literalmente «escondida» puede considerarse un paraíso oculto que ha resistido al paso del tiempo. Creada por Bundela Rajput, fue durante mucho tiempo la capital de la región central de la India llamada Bundelkhand. Gran parte de los suntuosos palacios y jardines fueron realizados con un objetivo principalmente político y diplomático, ya que los rajás hinduistas solían invitar a los poderosos emperadores mogoles a eventos para mantener activa su amistad. Actualmente en un hermoso entorno natural reposan imponentes construcciones rajput que parecen sacadas de El libro de la selva de Rudyard Kipling. Imposible no recordar los caminos de tierra, a veces desolados y otras veces llenos de cromoterapia, que llevan a su majestuoso palacio fortaleza construido como una ciudadela, levantada entre los siglos XVI y XVII. El complejo cuenta con construcciones de gran…

Gwalior… la perla del Hindustán

Fundada por Suraj Sen en el siglo II d.C y ubicada en el estado de Madhya Pradesh, Gwalior deriva su nombre de Gwalipa, un ermitaño que con sus poderes psíquicos curó al rey de la lepra. Tras varias conquistas y dinastías, a finales del siglo XIV la dinastía hindú de los Tamaras convirtió a la pequeña localidad en un centro cultural de notable importancia. De esa época es la creación de sus principales templos y su maravilloso palacio, único en su género. La actual ciudad, a la sombra de la colina donde yergue la fortaleza, es una ciudad bulliciosa y animada, pero sin duda, lo más interesante se encuentra en sus grandes edificios arquitectónicos de épocas anteriores. Su fortaleza, que ocupa una roca aislada prácticamente inescalable y rodeada por altos muros que cercan el conjunto repleto de monumentos , es un regalo para los sentidos. Según el gran emperador Mughal…

Delhi, donde es fácil vivir con los ojos cerrados…

«Esto es una ciudad irreal» , pensé la primera vez que fui allí, realmente no era una ciudad, era un conjunto de imágenes que me dejaron totalmente impactada. Es cierto que en mis siguientes visitas la percepción cambió, aunque es un país que me fascina, con el paso de los años ha ganado en beneficio tanto de sus ciudadanos como de los que la visitamos, pero también ese aumento de población, vehículos, humos y turistas hace que ya no tenga quizá ese encanto y autenticidad que tenía hace años, pero en cualquier caso podrá gustar o no, pero es una ciudad que nunca deja indiferente. Ciudad ruidosa, desordenada y superpoblada hasta límites insospechados. Me encantó el consejo que me dio un amigo la primera vez que fui, “no pierdas el tiempo en pestañear que te perderás alguna imagen extraordinaria”. Se necesita algo de tiempo para acostumbrarte a ella. Delhi como…

Navigate

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies