Desde el Lago Lomond a Ullapool … entrada a la Isla de Lewis

La mayor reserva de agua dulce de Gran Bretaña está ubicada en el centro de Escocia. Esta región conocida como “las Highlands en miniatura” es una auténtica maravilla  ya que el Lago Lomond se encuentra junto a los Trossachs, zona de valles y colinas boscosas fascinante para el senderismo o rutas en bicicleta la cual consigue el título de Área protegida en 2002. 

La mayor característica del lago es su extensión; más de setenta kilómetros cuadrados con bonitos pueblos a lo largo de la preciosa carretera A82 que lo bordea. El lago cuenta con más de treinta islas, provenientes de los antiguos “crannogs” que eran las islas fortificadas donde se reunían los clanes escoceses. Hoy en día muchas de ellas son privadas (se pueden visitar Inchcailloch, Bucinch y Ceardach). Aunque mucho menos conocido que el Lago Ness, éste cuenta además con una leyenda también referente a la presencia de un gran monstruo, con su mención en la canción popular  titulada “The Bonnie Banks O’ Loch Lomond”. 

De todos los pueblos de alrededor el que más me gustó fue el idílico Luss donde todavía se pueden observar pequeñas  calles de bonitas casitas del siglo XIX  procedentes de los trabajadores del molino de algodón y de los trabajadores de las canteras locales, que dejan ver sus tonos  pasteles cuando el sol roza sus tejados. La única  iglesia de la localidad mantiene un gran estilo victoriano con  un techo de vigas de pino escocés junto a unas vidrieras espectaculares. Debido al saqueo que se produjo por parte de los vikingos,  todavía se mantiene en su cementerio una lápida de piedra del siglo XI. 

Pasear junto al lago es un verdadero placer; la localidad tiene una pequeña playa en forma de media luna que sin duda parece una postal cuando admiras ese verde de los bosques reflejados en su agua cristalina. Aunque es un pueblo bastante visitado, no hay que olvidar que fue escenario del programa de televisión escocesa “Take the High Road”,  todavía se puede alcanzar mucha paz en el Jardín del Recuerdo, mientras te deleitas con poemas y esculturas de artistas provenientes de todas las partes del mundo. 

Ascendiendo desde Luss se atraviesa el Parque Natural por la bonita carretera rodeada de montañas y bosques donde la naturaleza alcanza su máxima expresión, por lo que resulta muy difícil avanzar ya que se estaría todo el camino parando para  realizar una y mil fotos.  Se cruzan aldeas y pueblos como Inverarnan, Crianlarich, Tyndrum, Bridge of Orchy para llegar ya a las Highlands centrales. Me encanta como describe National Geographic a esta zona:

Esta región de belleza indescriptible consigue que sus numerosos visitantes se prometan regresar antes incluso de abandonarla” 

Según se avanza por los valles se observa como se elevan macizos rocosos donde se esconden, cascadas, riachuelos, senderos, etc., es una auténtica maravilla llegar al » valle del río Coe” llamado Glencoe. Conocido como el valle de las lágrimas, por su trágica masacre, la cual tuvo lugar a las cinco de la madrugada del día 13 de febrero de 1692, cuando el hogar del clan MacDonald fue arrasado después del fracaso de las revueltas Jacobitas, ha servido de escenario para la realización de películas tales como Braveheart, Rob Roy o Harry Potter. Actualmente sigue siendo propiedad del National Trust for Scotland, que la preserva para que en el valle siga reinando la soledad y el recuerdo de su historia. La carretera que recorre el valle atraviesa el corazón de un antiguo volcán. El verde de sus prados y bosques, el violeta del brezo, el marrón de las raíces de los árboles y de las piedras hacen que la zona sea un gran espectáculo de la naturaleza. Aunque atravesarlo por la A82 no llevaría más de quince minutos se tardará días en poder salir de allí, todos los rincones son fotos de postal. A lo largo del área  se puede ver por ejemplo: la montaña Bidean nam Bian, las tres crestas puntiagudas llamadas tres hermanas, la cresta corta, la negra o la larga, etc. Si se quiere ver el valle desde lo alto se puede coger un telesilla desde el Resort de Glencoe.

Desde aquí se pueden llegar a otros valles como por ejemplo el de Glen Etive en el que se disfruta no sólo de las vistas por sus bonitos paisajes sino también por la compañía de los ciervos y de las preciosas, robustas y peludas vacas escocesas típicas de la región.

Si se avanza por la A82 se bordea el Lago Linnhe  se llega a Fort William, capital de las actividades al aire libre, ofreciendo el acceso al ascenso de la montaña más alta del Reino Unido, el Ben Nevis con una altura de 1.345 metros y formada sobre todo por roca ígnea de hace aproximadamente 400 millones de años, siendo su cúpula la de un antiguo volcán. Es una zona muy visitada tanto por locales como por turistas ya que ha servido por ejemplo como spot publicitario para la marca de automóviles Ford, la cual puso a prueba sus modelos para demostrar su versatilidad y resistencia, John Keats le dedicó un soneto e incluso fue pintada en acuarela por la reina Victoria. La ruta más accesible es la Pony Track, senderos que discurren en zig zag durante tres o cuatro horas pudiendo ver hasta tierras irlandesas. Y la Ruta via Carn Mor Dearg (CMD) bastante más exigente que va por rocas dispersas y terreno escarpado y en la que se descubrirá un paisaje y unas vistas realmente espectaculares. 

Bordeando el Lago Lochy y atravesando lugares como Kilfinnan, Invergarry o Aberchalder llegamos al famoso Lago Ness, hogar del tan nombrado monstruo Nessie.  Se extiende a lo largo de treinta y siete kilómetros  que transcurre desde Fort Augustus hasta Inverness. La fama del gran monstruo ha llevado a crear un Centro de interpretación donde se exhiben fotos, videos y documentos de la supuesta criatura. Además aquí se encuentra el Castillo Urquhart que por su enclave es uno de los más visitados, pero lo cierto es que hay muchos castillos bastante mejores en el país.

Tras dejar atrás la zona denominada Great Clen que transcurre desde Fort Willian hasta Inverness llegamos a la ciudad donde las aguas del Lago Ness fluyen hacia Beauly Firth. Enclavada entre las Highlands y las tierras bajas ha aumentado de población en los últimos tiempos por lo que en el año 2000 fue proclamada ciudad. El actual edificio de arenisca roja, antiguo castillo, es hoy el Tribunal de Justicia. Al norte se encuentra el Museo y Galería de Arte donde se esconde la historia de la ciudad y si se quiere tocar con las propias manos la historia no hay que dejar de visitar Town House conocido edificio porque en él tuvo lugar la primera reunión fuera de Londres del Consejo Británico de Ministros, en 1921, cuando Irlanda estuvo a punto de conseguir su independencia. Me encanta la zona que hay desde el Puente Infirmary que es donde comienza el parque que va aunando las diferentes islas unidas por pasarelas de madera.  Además se puede visitar el edificio más antiguo como Aberstaff, el Steeple, la Old High Church, la catedral Saint Andrews o el Teatro Eden Court. 

Desde la capital de las  Highlands y con dirección a la Isla de Lewis entramos en una zona de paisaje natural muy solitario que llega a su máxima explosión cuando se recorren las serpenteantes carreteras que bordean  el litoral acompañados de aves y de fantásticas vistas al mar. 

La carretera transcurre por pequeñas aldeas o localidades como Dingwall o Garve para llegar a Ullapool, entrada a la isla de Lewis y donde se encuentra el mejor puesto de  Fish&Chips que he visto nunca. Me lo recomendaron y sin duda tengo que reconocer que aunque no sea una comida que me guste, en ese caso repetí el paquetito que te preparan mientras me sentaba en unas rocas viendo como los pescadores se lanzaban a recoger ese bacalao que no paraban de cocinar en el pequeño puesto de toldos azules a la espera del ferry para pasar a la isla de los fantásticos dólmenes. La espera fue entrañable, parecía Penélope sentaba en el andén del tren como dice la canción de Joan Manuel Serrat. El ir y venir del ferry con filas de motos que aguardan su turno es una imagen digna de ver, es la primera vez que veo más motos que coches esperando la llegada de esos grandes transbordadores que te trasladan a un lugar de ensueño.

4 Comentarios

  1. Sin palabras a ver si termina esto y puedo viajar por esos lugares que tu también los describes y nos haces soñar, gracias por enseñarnos esta vida de viajes y felicidad, un beso querida amiga

    • Gema de los Reyes Contestar

      Mil gracias por tu comentario, qué ganas de poder volver a la vida normal y disfrutar de lo que más nos gusta hacer. Un beso muy fuerte y espero verte muy pronto.

Escribir comentario

Navigate

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies