Mar griego, “príncipe azul ” de los mares
El hombre del turbante blanco
Mahpiua y su valle de las rocas

Jerusalén, ciudad sagrada…

Llegamos a la tan esperada ciudad sagrada, esa que no se mueve, sino que permanece para siempre. Era el lugar que más deseaba ver de todo Israel, no sólo me gustó, sino que me fascinó. Como decían los antiguos sabios “Diez medidas de belleza se han dado al mundo; nueve de ellas las recibió Jerusalén”. Para poder entenderla y admirarla hay que pasear por esas pequeñas calles de la Ciudad vieja, dejarte llevar a través de sus cuatro barrios (musulmán, judío, cristiano y armenio) y observar que mires donde mires la religión está omnipresente en cada fachada, en cada calle, en cada ventana, es realmente emotivo contemplar como cada piedra relata un hecho histórico. “ En cualquier otro lugar, uno muere y se desintegra. Aquí uno muere y se mezcla en su entorno” Saul Bellow La ciudad de los setenta nombres poéticos y descriptivos, declarada Patrimonio de la Humanidad…

Navigate

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies