Mar griego, “príncipe azul ” de los mares
El hombre del turbante blanco
Mahpiua y su valle de las rocas

Primera parte – Bucarest, Sinaia, Rasnov, Bran, Brasov

Las primeras impresiones tras unas cuantas horas en la capital rumana, transcurrieron según lo esperado. Ciudad fría, poco agraciada y bastante mal cuidada. Pero según pasan las horas empiezas a descubrir esa otra ciudad de anchos y arbolados bulevares, imponentes edificios realizados entre grandes guerras, bonitos rincones, y es cuando entiendes por qué su casco antiguo se ganó el sobrenombre de Pequeño París. En apenas un kilómetro cuadrado surge una gran superficie peatonal, donde se puede disfrutar de hermosos edificios históricos, que muestran el urbanismo del XIX y principios del XX y que no sucumbieron a los bombardeos de la II Guerra Mundial ni a los bulldozers de la era comunista. Es una ciudad llena de bonitas terrazas, sorprende el buen gusto que tienen para la decoración de los restaurantes, bares o cafés, gusto que como pude comprobar más tarde, se extiende por todo el país, vayas al pueblo que…

Navigate

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies