Hong Kong – Macao

HONG KONG, LA CIUDAD DE LOS ÁRBOLES METÁLICOS

La ciudad más moderna de la compleja cultura llena de mitología, filosofía, música, arte, etc., es la ciudad de los árboles metálicos. 
Podría decir que junto con New York son las  dos ciudades que nunca duermen. 
Hong Kong, al igual que el resto de las ciudades es actualmente fruto de hechos históricos. Ocupada por comunidades  chinas pesqueras  desde la era neolítica, pasando por las luchas entre las dinastías Ming y Ping, es tras la Primera Guerra del Opio cuando la isla ocupa un lugar destacado al ser cedida con carácter indefinido por China a Gran Bretaña mediante el Tratado de Nanking de 1842

A partir de ahí, ha sido lugar de exiliados políticos, asilo para cientos de chinos desplazados por la invasión japonesa, etc., hasta que el 1 de julio de 1997 siendo colonia británica pasó a ser soberanía de la República Popular de China bajo la denominación de Región Administrativa Especial, régimen que finalizará en 2047 con la plena integración en China. 

Actualmente la isla es uno de los centros industriales, financieros y comerciales más importantes del mundo, donde los contrastes están asegurados. Es impresionante ver el lujo de algunos barrios, con edificios que parece que tocan el cielo con brillantes cristales, frente a otros cercanos que presentan auténtica miseria; calles llenas de luces y neones que parece que estás en las Vegas, con zonas de extrema oscuridad en las que sólo se ven sombras de caras iluminadas por una pequeña llama de algún mendigo que se enciende un cigarro, porque pese a que hay zonas en la isla que está prohibido fumar hasta en la calle, en estas no hay problema, son caras inexistentes para el fluir de los transeúntes. El bullicioso centro de Hong Kong está dividido en dos por Victoria Harbour. Los principales lugares de interés se encuentran en la orilla norte de la isla y en el extremo sur de Kowloon y sus alrededores
La devoción de las compras en esta ciudad se observa en todos los rincones de la misma, desde sus grandiosos centros comerciales hasta sus diminutos mercados locales. Aunque en su mayoría los locales comerciales están abiertos entre las 10:00 y las 19:00 horas, creo que nunca había visto tantas tiendas de 24 horas, además de un gran número de mercadillos nocturnos que tienen su apogeo a partir de las 23:00 horas.  Entre ellos destacan el “Ladies Market” ubicado en la calle Tung Choi, conocido también como el mercado “Woman´s Street” tiene más de cien puestos de ropa, accesorios y souvenirs a precios irrisorios.Si se quiere pasear con un mercado con solera, no se puede olvidar el Westerm Market, ofrece una gran variedad de tiendas de artesanía ubicadas en el interior de un centro comercial de estilo eduardino. En  el lado oeste del mercado se encuentran gran número de tiendas de pescado seco. A mi una calle que me encantó fue Koh Shing Street donde además de haber muchas hierbas chinas se pueden ver prácticas sobre la interesante medicina china tradicional. Pero sin duda el  mercadillo por excelencia es el “Mercado nocturno”  ubicado en Temple Street. 

LAS PALABRAS “DIVERSIDAD” Y “COMPRAS” VAN SIEMPRE DE LA MANO

Por las mañanas la zona pasaría completamente desapercibida para el visitante, pero al caer el sol recibe grandes cantidades de personas en busca de alguna ganga, o bien, simplemente en busca de pasar un rato divertido escuchando a los cantantes de opera, a los adivinos, etc. Las gangas más buscadas son las falsificaciones. Se pueden encontrar al igual que en otros países gran variedad de ellas en todas sus clasificaciones, es decir, desde la que se vende con certificado de autenticidad hasta la de más bajo nivel que se puede encontrar a cambio de muy poco dinero. En este mercadillo además de los cientos de puestos, también se puede comer por muy poco dinero en uno de los muchos puestos callejeros, donde los cuencos de fideos se mezclan con los gatos de la fortuna que no paran de mover sus brazos amenazando a esos pájaros de colores dibujados en los grandes abanicos  de los curiosos puestos. Otros mercados también muy visitados por locales y turistas son el mercado de Antigüedades en Cat Street, el de Decoración en Gough street, el de las Flores en Flower market street o el de los Peces de colores.Pero si se quiere salir un poco de los más transitados no hay que perderse el pintoresco mercado ubicado en el pueblo de Stanley. Sus restaurantes a orilla del mar y sus laberínticas callejuelas donde puedes encontrar joyas, muebles recuerdos, adornos, falsificaciones, etc., no dejaron de sorprenderme, al igual que el caótico mercado ubicado en Cheung Sha Wan Road, donde las montañas de telas esperando ser compradas otorgan un espectáculo difícil de superar. Pasear por las calles de Hong Kong no deja de sorprender,  es difícil seguir el ritmo a la ciudad donde se pasean los jóvenes vestidos con ropa británica que siguen yendo a los templos a rezar después de pasar  por esas pequeñas tiendas de medicina general que a mi tanto me gustan.

El colorido Wong Tai Sin siempre está repleto de fieles.  Sus tejados cubiertos con azulejos amarillos y pilares rojos con grandes relieves de dragones dorados, mezclados con ese característico olor proveniente de las espirales de incienso que ofrecen los fieles, nublan sus salas. Quizá este templo sea uno de los más famosos de la ciudad, dedicado a Wong, dios de la buena fortuna y de la curación,  su lema es “conceder todos los deseos que se pidan”, así que todo vale para atraer a la buena fortuna (ofrendas de flores, frutas, carne, te etc., mientras que agitan fuertemente las varitas de incienso). Aquí también encontramos los elementos geománticos del fegn shui (Arte ancestral basada en la cosmogonía china, que busca la mejora de las condiciones ambientales fomentando el bienestar y la armonía general del individuo con su entorno).Otro templo muy venerado aunque de pequeño tamaño es  Man Mo. Fue construido en honor al Dios de las letras (Man) y al Dios de la guerra (Mo). Es impresionante permanecer allí con los ojos cerrados, escuchando los murmullos de los fieles  y oliendo a incienso gracias a sus espirales colgadas en el techo. Los templos están inmersos entre los diferentes árboles metálicos. Los llamativos edificios de los bancos y de las empresas locales se ciernen sobre las siempre concurridas calles del epicentro financiero y administrativo de Hong Kong. 

El barrio Central es fácil de recorrer a pie y contemplar los edificios más interesantes, sobre todo en Statue Square. Destacan los edificios de HSBC, la sede central del Banco del China y el neoclásico Legislative Building rematado por la figura con los ojos vendados de Themis, la diosa griega de la justicia que es el único exponente de arquitectura colonial que se conserva. Una de las cosas que más me llamó la atención fue la escalera mecánica conocida como “El Escalator” de 792 metros que une Queen´s Road y Conduit Road.  Es la mejor forma de moverse entre Central, Mid-Leves y Soho; a sus lados se acumulan bares, cafés y restaurantes. 

Pero si algún lugar es visitado en la isla por los turistas es el espectáculo de luz y sonido tras perderse un rato por el Paseo de la Fama. El mejor lugar para ver el espectáculo es Tsim Sha Tsui entre la Avenida de las Estrellas, que rinde tributo a aquellos que contribuyeron a convertir Hong Kong en el “Hollywood de Oriente”,  y el Centro Cultural, o bien, mientras se realiza un paseo en barco por la bahía Victoria.Aunque las imágenes sean conocidas por todos antes de ir gracias a los esfuerzos desplegados por la industria cinematográfica hongkonesa, es curioso más que bonito observar como las luces y sonidos juegan con los rascacielos de ambos lados del río. Parece ser que el espectáculo comprende cinco fases (despertar, energía, herencia, colaboración y celebración manifestando cinco estados de Hong Kong). Pese a que es bonito, reconozco que juegos de luces y sonidos de Kuala Lumpur, Singapur o incluso en las Vegas  me han impresionado más.  

En cuanto a bonitas vistas, para mi sin duda, son las que encontré desde Victoria Peak. El panorama que ofrece el puerto, siempre activo, y la aglomeración de rascacielos es fascinante, aunque a veces es cierto que se pueden estropear por las brumas o por la polución. En esta zona hay muchos recorridos donde los paseos bajo los árboles  con la fresca brisa marina son encantadores. El Governor´s Walk avanza serpentante desde el jardín hasta Harlech Road; el camino suele estar invadido de maleza y es muy resbaladizo. A Victoria Peak Garden se llega a través de un ascendente camino, los jardines que antiguamente pertenecieron a Governor´s Lodge están muy cuidados y se pueden ver numerosas plantas en toda su gama de verdes. Si se quiere tomar algo una vez que se está en esta zona, se puede acudir a The PeaK Tower, curioso centro comercial que alberga varias tiendas y cafés con buenas vistas. 

Al día siguiente nos acercamos hasta la zona de Repulse Bay,  aunque al principio se constituyó como un área residencial de lujo, hoy en día es una zona muy turística por sus playas y su oferta de ocio. En la playa de media luna, se encuentra el club destinado al salvamento de vidas de la ciudad, el cual, está construido según el estilo tradicional chino, con un techo decorado con magníficos dragones. Dos imponentes estatuas de Kwun Yam y Tin Hau, diosas protectoras de los pescadores, dominan los jardines que conducen hasta la playa. 

No lejos de allí, se puede observar Aberdeen, zona de pescadores en la que gran parte de ellos viven en casas flotantes, quizá sea otra de las imágenes más conocida de Hong Kong, los grandes rascacielos que dan sombra a esas pequeñas embarcaciones de madera.
El puerto, repleto de barcos, constituye el centro de toda la actividad de la ciudad. Muchas de las embarcaciones sirven temporalmente de hogar a los pescadores de Hong Kong y sus familias, tanto es así que el barrio sigue teniendo todas las características de una aldea tradicional de pescadores. Ahí vimos un montón de sampanes que junto a auténticas maravillas flotantes conviven flotando en las aguas. Es ahí donde se encuentra el restaurante flotante más grande del mundo, Jumbo Kingdom, que puede llegar a albergar a más de dos mil personas distribuidos entre sus cuatro plantas. Está decorado en parte como un casino de Las Vegas y en parte como un templo chino. 

MACAO, DONDE EL ORIENTE ES OCCIDENTE

A una hora en ferry de Hong Kong (en un Turbojet), ocupando la orilla contraria de la bahía del río de las Perlas, encontramos la región administrativa de Macao, de origen portugués, la cual, asumió durante bastante tiempo el intercambio comercial y cultural entre Europa y Asia. Independizada en 1999, constituye hoy al igual que Hong Kong una Región Administrativa Especial de la República Popular de China conservando moneda y gobierno propio. 

Macao consta de dos territorios, la parte peninsular unida al continente y la isla de Cotai, que une artificialmente las isla de Taipa y Coloane. En la parte continental encontramos la ciudad antigua de Macao, en Taipa un bosque de metal ya que están la gran mayoría de los casinos y en Coloane un gran espacio verde. 

“La ruidosa y saturada Macao es donde China y el mundo europeo se encontraron, lugar en el que la tradición y la modernidad se entrecruzan”

Convertida hoy en un destino turístico de lujo y juego,  se podría decir que es “Las Vegas” asiática. Los directores de la película A ultima vez que vi Macao (2012) describían la ciudad como «La fascinante Las Vegas de Asia, la más amigable y la más cruel de las ciudades, donde nada es lo que parece porque, como dice un viejo proverbio chino: “El oro no puede ser puro y el ser humano no puede ser perfecto”»

Ostenta más de treinta casinos de primer nivel, muchos de los cuales están ligados a las cadenas internacionales más importantes de la industria y donde destacan glamourosos complejos como el hotel Venetian. Puesto que íbamos a pasar unas pocas horas en la isla tuvimos que elegir entre visitar  la zona de los casinos o la zona colonial,  por lo que sin dudarlo fuimos a ese casco antiguo declarado Patrimonio de la Humanidad en 2005, donde reinan los preciosos edificios que cuando paseas entre ellos parece que estás en algunos de los barrios de Lisboa. No puedo mostrar fotos (apenas pude salvar estas dos) ya que tuve un problema con la tarjeta y se borraron todas ellas, pero bueno, es cierto que esa bonita región siempre quedará en mi recuerdo. 

Recorrimos varias calles hasta llegar a las  ruinas de San Paulo; éstas pertenecen a una antigua Iglesia denominada “Madre de Deus”, destruida por un incendio en 1835 quedando apenas el pórtico, símbolo hoy de la ciudad. De la majestuosa catedral construida por los jesuitas, sólo permanece  levantada la fachada que se encuentra en una pequeña colina a la cual se puede acceder por diferentes lugares; uno a través de unos setenta escalones adornados en sus laterales por pequeños jardines, y otra, por su  parte trasera, que es la zona que se visualizará si se viene de Monte Fort;  sin duda,  la foto más buscada de la zona colonial de la isla. Estas ruinas, junto con la Fortaleza Do Monte, construida por los jesuitas en el siglo XVII son Patrimonio de la Humanidad por Unesco. Este enclave, que fue el primer asentamiento portugués de Macao,  ha sido en alguna ocasión residencia del gobernador;  a día de hoy , su principal función es la de ser el lugar que alberga el museo de Macao, el cual muestra, los dos polos de la cultura de la isla, oriente y occidente. Desde aquí hay una de las mejores vistas de la ciudad junto con las que hay en el Faro de la guía. 

Detrás de las ruinas  de San Paulo, fuimos al templo chino Na Tcha construido en 1888, el cual,  forma parte del Centro Histórico de Macao y de la UNESCO. El templo fue realizado en honor a la Diosa de los pescadores. Está distribuido en varios pisos y está totalmente mimetizado con la naturaleza del lugar. A lo largo del tiempo se han ido añadiendo pabellones para introducir diversas creencias, a día de hoy, están representadas entre otras el taoísmo y el  budismo.En la Plaza del Senado, que durante siglos fue el centro administrativo de la ciudad, es donde se encuentran alguna de las edificaciones más significativas y con más similitudes con la capital portuguesa. El centro neurálgico   está  pavimentado con un mosaico diseñado especialmente por expertos portugueses.  En esta zona se sitúa por ejemplo el Instituto de los Asuntos Cívicos y Municipales, la Santa Casa de la Misericordia,  y la preciosa Iglesia de Santo Domingo del siglo XVII. Además de esta iglesia con gran señas españolas, encontramos la iglesia de San Agustín, desde donde continua saliendo en procesión Nuestro Señor el Buen Jesús de los Pasos, con todo un ritual de influencia visiblemente española. 

El centro de la ciudad colonial es un gran número de callejuelas en las que conviven culturas, tradiciones, ritos y creencias con un encanto decadente y melancólico de toda ciudad portuguesa con el ritmo frenético de cualquier mercado chino. Como dice el historiador Jorge Gavalheiro “En Macao existió y existe pluriculturalidad, pero raramente ha habido interculturalidad”. 

Una de las calles con más encanto de Macao es la Rua da Felicidade. El nombre proviene de tiempos en que el barco era el medio de transporte fundamental para mover el mundo, y los marineros que llegaban a Macao, después de varios meses en alta mar, lo frecuentaban por el gran número de bares de alterne que había en la zona.  Lo que fue el barrio rojo de la época, es ahora una de las calles más bonitas de la ciudad. La decoración en colores rojos y farolillos no deja indiferente al igual que no lo hace la profusión de dulces aromas que flotan en la calle, donde se hornean y venden sabrosos y coloridas  pastas y tartas típicas de la zona. Nos sorprendió ver la cantidad de pastelerías que había y lo mejor es que en cada una de ellas te dan pastelitos para probar, con lo cual, es el lugar perfecto si se es goloso. Aunque yo no lo soy mucho, me encantaron  las galletas de almendra y los pasteles de huevo, de forma y sabor prácticamente idénticos a los de la gran especialidad de los pastelitos de Belén portugueses

La gastronomía de Macao es excepcional y su comida callejera es una de las mejores de esta zona al entremezclar estilos y sabores portugueses y asiáticos.. Me encantó ese gran número de tascas denominadas casas o establecimientos de comida, donde se sirve por lo general comida china elaborada en sus brillantes  wok traída de los diferentes mercados de la ciudad. En cuanto a mercados se refiere, hay que destacar el popular Mercado Rojo, llamado así por su fachada de ladrillo aunque los turistas dicen que hay más color rojo de la sangre del pescado en su interior, que en la fachada del mismo. El ingrediente principal de la comida de Macao al igual que de Portugal es el bacalao, cocinado de muchas formas diferentes. Me llamó la atención el uso del aceite de oliva y los vinos portugueses. 

“Entre fados y casinos”

Nos comentaron  que lo más significativo de Macao no eran ni sus casinos ni su barrio colonial, sino la mezcla de las tres caras de la ciudad, el lujo, lo colonial y la miseria. No puedo juzgarlo ya que sólo pude pasear por una zona, pero lo que sí pude comprobar es que una ciudad llena de historia y con diversidad de culturas  que presentaba una imagen decadente; me imagino que el hecho de que esté la otra cara lujosa hará que en un momento dado limpien la imagen de la ciudad y le den a los barrios la importancia que realmente tienen, tanto histórica como culturalmente hablando. 

Una de las cosas que más me sorprendieron de la ciudad fueron los nombres de las calles, están escritos en portugués y en chino de una forma particular, ya que están compuestos por ocho baldosas de quince centímetros de largo y ancho, colocadas en dos filas. La elaboración de las baldosas, de fondo blanco y caracteres azules, característica de la tecnología tradicional china están perfectamente plasmadas en dichas baldosas.

En definitiva, Macao es único por sus monumentos, su historia, sus tradiciones, su comida, sus posibilidades en cuanto a ocio se refiere, etc., como aseguraba José Seabra Pereira Macao “ no es un concepto geográfico, sino un paisaje sentimental, físico y humano

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Escribir comentario

16 + 8 =

Navigate

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies